Las terapias CAR-T están despertado grandes expectativas en el campo de los cánceres hematológicos por los resultados espectaculares que se están obteniendo en pacientes en los que anteriormente habían fracasado todo tipo de tratamientos. Como dice el doctor Josep Maria Ribera, Jefe de Hematología del Instituto Catalán de Oncología (ICO) e investigador del Instituto Josep Carreras, “tenemos muchas esperanzas en este tipo de terapias pues están dando resultados que no habíamos obtenido hasta ahora con otros tratamientos. Es cierto que aún queda mucho por investigar, pero las terapias CAR-T han llegado para quedarse.” 

 

 Pero, ¿En qué consisten este tipo de terapias? Se trata de un tratamiento en el que las células T (un tipo de célula del sistema inmunitario) se extraen del paciente y se modifican genéticamente en el laboratorio para que ataquen de forma selectiva a las células cancerosas. Una vez preparadas las células -un proceso que dura unos 10-12 días- se inyectan de nuevo al paciente. 

 Por el momento, esta terapia se ha mostrado eficaz en leucemia aguda linfoblástica (LAL) de células B, linfoma no Hodgkin B agresivo y leucemia linfática crónica (LLC). También se está ensayando en mieloma múltiple con muy buenas expectativas. En el mundo hay más de 100 ensayos clínicos con CARs,, mayoritariamente para cánceres hematológicos, aunque también se está empezando a probar en tumores sólidos. “Por ahora los resultados en tumores sólidos no son tan buenos” -afirma Ribera. 

 

El coste de estos tratamientos es elevado por que son personalizados y deben manufacturarse de forma individual. “De todos modos”, explica el Dr. Ribera, “tenemos instituciones académicas trabajando en su desarrollo, lo que es esperanzador”. En España, trabajan activamente en el desarrollo de células CAR cinco centros: Hospital Clínic, Hospital Santa Creu i Sant Pau (ambos en Barcelona), Hospital La Paz, Hospital 12 de Octubre (en Madrid) y Hospital Virgen del Rocío (Sevilla), aunque también hay ensayos clínicos en otros hospitales de referencia. 

 Resultados a corto plazo y no exentos de efectos secundarios 

 “Aunque en la mayoría de pacientes los resultados obtenidos son espectaculares, en algunos casos los pacientes recaen, por lo que no podemos hablar aún de resultados a largo plazo”, explica el Dr. Ribera. Las terapias CAR-T también presentan efectos secundarios que en ocasiones pueden ser graves. Así, pueden provocar trastornos neurológicos -que normalmente son reversibles- y el síndrome de liberación de citocinas, que pueden suponer el ingreso del enfermo en la UCI y, en algunos casos, su muerte. 

Por el momento, la Agencia Europea del Medicamento ha aprobado dos tratamientos basados en CAR-T: uno para el linfoma difuso de células B grandes (LDCG), fabricado por la farmacéutica Kite, y otro para leucemia aguda linfoblástica (LAL), de Novartis. En España no han sido aún aprobados por la Agencia Española del Medicamento, por lo que sólo se puede acceder a ellos a través de ensayos clínicos. 

 El ámbito de las terapias CAR-T ha evolucionado mucho en los últimos tres años y se está trabajando en estrategias para mejorarlas, por lo que en se esperan aún mejores resultados en el tratamiento del cáncer a corto y medio plazo.

Recuerde que las opiniones expresadas en Patient Power no son necesariamente las de nuestros patrocinadores, colaboradores, partners o las de Patient Power. Nuestros contenidos no son un substituto de la atención médica ni de su propio médico. El mejor cuidado se lo proporcionarán los profesionales médicos.