A principios de junio se celebró la reunión anual de la Sociedad Norteamericana de Oncología Clínica (ASCO), la cita mundial más importante en investigación del cáncer. Unos 40.000 oncólogos se reunieron para conocer los últimos avances en investigación de la enfermedad.

El cáncer de mama fue uno de los protagonistas del evento, con el estudio Taylor X como noticia destacada. El estudio siguió a  más de 10.000 pacientes con cáncer de mama localizado y hormosensible con un riesgo intermedio de recaída calculado a través de un test genómico (Oncotype). El objetivo del estudio era conocer si en este grupo de pacientes -que representa una porción elevada de las mujeres diagnosticadas- era necesario darles quimioterapia o si, por el contrario, la cirugía era suficiente para evitar posteriores recaídas. El estudio concluyó que el beneficio de la quimioterapia respecto a la cirugía es muy pequeño, por lo que se concluyó que es recomendable evitar la quimioterapia en estos casos. Esta es una muy buena noticia pues el tratamiento quimioterápico tiene efectos secundarios importantes en las pacientes.

El doctor Aleix Prat (@Prat_Aleix) Jefe de Oncología Médica del Hospital Clínic de Barcelona (en la foto), valora positivamente la noticia pero puntualiza que “el test genómico no es el único factor a tener en cuenta para calcular el riesgo de recidiva. Hay otros factores como el tamaño del tumor y los ganglios, por lo que algunas pacientes con riesgo intermedio deberán continuar recibiendo quimioterapia. El estudio Taylor X sólo incluyó a mujeres con tumores de 2cm o menos, por lo que no podemos generalizar.”

También mostró resultados prometedores un nuevo tratamiento para mujeres con cáncer de mama metastático con receptor hormopositivo y tipo HER 2 negativo. Se trata de un fármaco inmunológico que lleva quimioterapia dentro y que se probó en 54 pacientes resistentes a varios tratamientos anteriores. El 48% de las pacientes respondió al fármaco: un 31% redució el tumor en un 30% o más, y en un 17% la enfermedad se detuvo. El fármaco ha recibido la designación fast-track para su aprobación rápida en la FDA. La fase 3 del estudio llegará también a España, en donde estará disponible en unos 20 hospitales, según explicó el Dr. Aleix Prat.

Respuesta sin precedentes del cáncer de mama a la inmunoterapia

Aunque no fue presentado en ASCO, uno de los estudios de los últimos tiempos que más esperanza han despertado en científicos y pacientes es el de una paciente con cáncer de mama metastásico (tumor hormosensible, HER 2 negativo, un subtipo que representa al 70% de las pacientes) que se había mostrado resistente a una multitud de tratamientos anteriores. A la mujer se le extraeron linfocitos (las células del sistema inmunitario que nos defienden de las enfermedades), se expandieron y se las volvieron a inyectar junto con un anticuerpo (penbrolizumab). El cáncer le desapareció y lleva 22 meses libre de enfermedad.

“Es una línea de investigación muy prometedora -asegura el Dr. Prat- aunque es un caso aislado y deberemos tener más evidencia en un número más elevado de pacientes. Este tipo de terapias ya han dado resultados en pacientes de melanoma y cáncer de vejiga, pero no habíamos visto un resultado así en cáncer de mama. En nuestro país ya tenemos varios estudios de terapia celular adoptiva en marcha”. El estudio se ha publicado en Nature Medicine.

Resultados prometedores de un estudio de GECP

El doctor Mariano Provencio (@MarianoProvenci), Presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) y Jefe de Oncología Médica en el Hospital Puerta del Hierro (en la foto), ha comentado con Patient Power los resultados más prometedores para pacientes de cáncer de pulmón presentados en ASCO.“Varios estudios han consolidado la combinación de la quimioterapia con la inmunoterapia en primera línea en pacientes con cáncer de pulmón (tanto escamoso como no escamoso), independientemente de su histología y grado de expresión.”

Asimismo, el GECP ha presentado en ASCO uno de los estudios con datos más esperanzadores en cáncer de pulmón.  Se trata del estudio NADIM -en fase 2- que ha mostrado resultados prometedores en 46 pacientes operables con enfermedad localmente avanzada. Se observó que la combinación de quimioterapia e inmunoterapia eliminó el tumor por completo en un 60% de los pacientes. “Son unos resultados muy importantes. Estamos buscando fondos para poder realizar el estudio en fase 3 en hospitales de todo el Estado y aumentar el número de pacientes que se puedan beneficiar", ha explicado Provencio.

Para más información sobre el congreso, podéis consultar las entrevistas en vídeo a oncólogos líderes mundiales en varias especialidades que realizó el equipo de Patient Power en ASCO.

Recuerde que las opiniones expresadas en Patient Power no son necesariamente las de nuestros patrocinadores, colaboradores, partners o las de Patient Power. Nuestros contenidos no son un substituto de la atención médica ni de su propio médico. El mejor cuidado se lo proporcionarán los profesionales médicos.