“No hay ningún alimento ni ninguna dieta específica que cure el cáncer. Lo que está claro a día de hoy es que una alimentación equilibrada, variada y lo más parecida posible a la dieta mediterránea ayudan a vivir mejor a las personas con cáncer y a combatir los efectos secundarios del tratamiento”, explica Lorena Arribas, dietista-nutricionista del Instituto Catalán de Oncología (ICO), con quien hemos hablado sobre cómo debería ser la alimentación de las personas con cáncer. “Aunque tengas cáncer, no hay alimentos prohibidos, excepto el tabaco y el alcohol, que son tóxicos que causan la enfermedad.”

 

Lorena Arribas, dietista-nutricionista especializada en cáncer.

Una persona que es diagnosticada con cáncer tiene al alcance mucha información sobre lo que debe comer: páginas web, blogs, vídeos, redes sociales... Pero es importante tener claro que no toda la información disponible es correcta, es más, algunas informaciones son directamente engañosas, como los mensajes que publicitan que ciertas dietas o alimentos pueden curar la enfermedad.  No son pocos los personajes famosos –y no famosos- que han perdido la vida por intentar curar el cáncer con terapias naturales y ciertas dietas. Entre ellos el fundador de Apple Steve Jobs –que aplazó la cirugía e intentó curarse con zumos y terapias alternativas- y la actriz china Xu Ting. “No sé si deberían prohibirse estos mensajes –afirma Lorena- pero sí que debería haber alguna regulación. Los pacientes con cáncer deben consultar sobre su alimentación a sus oncólogos o a nutricionistas colegiados. Que no se dejen engañar.”

La FFundación Alicia y el Instituto Catalán de Oncología han editado unas valiosas guías para ayudar a las personas con cáncer a diseñar su dieta. Se trata de “Recomendaciones generales sobre la alimentación durante el tratamiento del cáncer” y la muy oportuna “Mitos y creencias sobre la alimentación durante el tratamiento del cáncer”. Esta última desmonta falsas creencias como el efecto curativo de algunos alimentos como el té verde, la cúrcuma, el ajo... Aunque estos ingredientes puedan ser parte de una dieta sana, no pueden curar el cáncer. Incluso algunos de ellos tomados en exceso pueden interactuar con algunos fármacos, como el té verde, por lo que hay que comunicarlo al oncólogo. Y el ajo -un alimento muy sano- puede provocar sangrados si se toma en cantidades elevadas, por lo que hay que evitarlo antes o después de una cirugía.

Fiestas navideñas: ¿Puedo comer de todo?

En las fiestas navideñas todos tendimos a comer en exceso y a ingerir más cantidad de dulces y alcohol que el resto del año. Es probable que los pacientes de cáncer vean las comidas de Navidad como un reto nutricional o se sientan culpables si “se pasan”. Pero la nutricionista Lorena Arribas subraya que, ante todo, “disfruten de la comida y no tengan miedo a comer. Que las recomendaciones de ‘vigilar’ no les amarguen las fiestas. Lo importante es no agobiarse y disfrutar de la comida en familia.”

Comida navideñaEn resumen, si tienes cáncer o lo tiene algún familiar o amigo, debes saber que cuidar la dieta es fundamental para sentirse mejor y disminuir los efectos secundarios del tratamiento. La dieta mediterránea es un ejemplo a seguir. Y en Navidad, a disfrutar de la comida y de la compañía y no os agobiéis por lo que comáis.

Recuerde que las opiniones expresadas en Patient Power no son necesariamente las de nuestros patrocinadores, colaboradores, partners o las de Patient Power. Nuestros contenidos no son un substituto de la atención médica ni de su propio médico. El mejor cuidado se lo proporcionarán los profesionales médicos.