Natalia Fernández Díaz-Cabal es profesora de Historia de la Medicina en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de comunicación intercultural y negociación. Como docente hace años que explica a sus alumnos la historia de las enfermedades, sus metáforas, las relaciones médico-paciente… En 2012 le diagnosticaron un sarcoma fibromixoide de bajo grado y, como dice ella, se “estrenó” como paciente oncológica: “Mi experiencia desde ese lado de la barricada -dice Natalia- no hace sino confirmar (…) lo que antes venía observando desde el privilegio de mi actividad docente: la predisposición al tópico, cuando no al prejuicio, por parte de la gente que (…) tratan de animarte o consolarte.”

natalia_fernandez

Natalia cree que hay muchos prejuicios y paternalismo en el trato a las personas que padecen una enfermedad, especialmente si se trata de cáncer: “A las personas que padecen una enfermedad nos dan los nombres más diversos: "enfermos", "pacientes", "usuarios". Ninguna de esas palabras me transmite benevolencia”. A los enfermos, dice, se les “arroja del sistema”. Pierden su personalidad para convertirse en individuos que padecen una enfermedad. Se les proscribe y se alude a ellos “como seres anormales”, afirma.

Natalia, que a finales de años publicará un libro sobre su experiencia con el cáncer ("Polifemo y la mujer barbuda. Crónica (des)enfadada de un cáncer atípico"), cree que es necesario hablar de la enfermedad: “Hay que hablar sobre todo aquello a lo que hay que reparar en su dignidad. Y esa dignidad comienza en el lenguaje, porque es en el lenguaje donde se asientan las bases de la diferencia —los enfermos y los sanos”.

Una dura experiencia familiar

En la familia de Natalia hay otros casos de cáncer: su padre y su hermano, quien murió de leucemia, lo que la impulsó a desarrollar una tesis sobre esta enfermedad). Gracias a participar en una sesión de la Asociación Española de Afectados por Sarcomas, Natalia contactó con un investigador del CNIO que le sugirió que su familia, y ella misma, podría estar afectada por el Síndrome de Li-Fraumeni, un síndrome hereditario en que las personas afectadas son más propensas a desarrollar diferentes tipos de cáncer a edades tempranas.

Con su voz, Natalia quiere ayudar a desmitificar el cáncer, a que se hable de él y a que las personas afectadas no sean vistas como simples pacientes sino como personas, más allá de su problema de salud.

Recuerde que las opiniones expresadas en Patient Power no son necesariamente las de nuestros patrocinadores, colaboradores, partners o las de Patient Power. Nuestros contenidos no son un substituto de la atención médica ni de su propio médico. El mejor cuidado se lo proporcionarán los profesionales médicos.