El doctor Josep M. Ribera es el jefe del Servicio de Hematología Clínica del Instituto Catalán de Oncología (ICO) y un especialista en el tratamiento del cáncer en personas infectadas con el virus del VIH. En esta entrevista nos explica qué tipo de cánceres son más frecuentes en estos pacientes, cómo se pueden prevenir y cómo se enfoca el tratamiento.

doctor josep maria ribera

El doctor Josep Maria Ribera. Foto del Institut Catalán de Oncología.

¿Las personas portadoras del virus VIH tienen más posibilidades de tener algunos tipos de cáncer?  

Efectivamente, las personas infectadas por el VIH tienen un riesgo significativamente más alto de padecer cánceres. Los cánceres más frecuentes son el sarcoma de Kaposi, los linfomas y el cáncer invasivo de cérvix uterino. Estas tres neoplasias son definitorias del sida, pero en la actualidad se ha observado que hay otros tumores que también son más frecuentes en los enfermos de VIH, principalmente de pulmón, hígado y ano, entre otros.

¿Por qué estos pacientes tienen más riesgo de sufrir estos determinados cánceres?

La razón porque los enfermos infectados con VIH tienen más riesgo de cáncer se debe a varios factores que actúan de forma conjunta, no a una sola causa. Los enfermos VIH-positivos están inmunodeprimidos (su sistema inmunológico funciona por debajo de lo normal), por lo que sus mecanismos naturales de defensa contra los tumores están alterados. A eso le añadimos que tienen infecciones de forma frecuente, sobretodo de tipo vírico, y es bien conocido que algunos virus son oncogénicos, es decir, que causan cáncer.

¿Qué tipos de virus pueden provocar un cáncer?

Por ejemplo, estos enfermos se infectan con más frecuencia con el virus de la hepatitis C, lo que explicaría una mayor frecuencia de cáncer hepático. También se infectan más con el virus de Epstein Barr, lo que explicaría una mayor frecuencia de linfomas. Además, el estilo de vida también influye en la infección por ciertos virus. Por ejemplo, el cáncer anal es más frecuente en homosexuales, el cáncer de cérvix en mujeres con promiscuidad heterosexual; entre los enfermos infectados por el VIH hay más fumadores...

¿Qué nos puede decir de los linfomas? ¿Por qué es uno de los cánceres más frecuentes en enfermos de VIH?

Se podría decir que los linfomas son uno de los cánceres más frecuentes entre estos pacientes, pero su frecuencia ha disminuido notablemente desde que estos enfermos reciben un tratamiento antirretroviral potente. En su origen, desconocido en parte, interviene la estimulación continuada del sistema inmunitario que tienen los enfermos infectados por VIH, así como las infecciones por ciertos virus, como el de Epstein Barr y el virus herpes humano tipo 8 (HHV8). Su presentación clínica no se diferencia de la observada en la población no inmunodeprimida y deben tratarse de la misma forma.

ico_badalona

El ICO Badalona, centro en el que trabaja el doctor Ribera, se encuentra en el Hospital Germans Trias i Pujol.

¿Pueden hacer alguna cosa los pacientes de sida para prevenir el cáncer?

Se puede hacer mucho. Se debe luchar contra el hábito tabáquico, las relaciones sexuales no seguras, se debe extremar la prevención del cáncer de cérvix y del cáncer anal, con frecuentes revisiones ginecológicas y proctológicas (del ano), respectivamente, con estudios citológicos que permitan la detección precoz de lesiones precancerosas. En definitiva, se deben fomentar los estilos de vida saludables. Por otro lado, se debe controlar lo mejor posible la infección por VIH y la inmunodepresión que produce.  Cuanto más controlados y menos inmunodeprimidos estén los pacientes, menor es su riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer.

¿El tratamiento en estos pacientes es diferente que en el resto de personas?

En el pasado era diferente, pues los enfermos de sida no toleraban los tratamientos intensivos que se dan a los pacientes cuyo sistema inmunológico funciona con normalidad. Afortunadamente, esto ha cambiado, gracias a que el tratamiento antirretroviral ha logrado controlar de forma eficaz la infección por VIH y mejorar el estado general y la inmunidad de los enfermos. ¿El hecho de tener el VIH disminuye las posibilidades de superar el cáncer?

Cuando un enfermo de VIH tiene cáncer, no se debe considerar incurable, sino que se le deben aplicar las mismas estrategias y tratamiento que a la población en general.  Cada vez hay más evidencias de que en los enfermos infectados por el VIH, la respuesta al tratamiento del cáncer es similar a la de la población no inmunodeprimida, siempre que haya respuesta al tratamiento antirretroviral.

Si el enfermo abandona el tratamiento antirretroviral –cosa que, desgraciadamente, aún pasa en algunos casos- y por lo tanto el control del VIH es malo o insuficiente, la respuesta al tratamiento del cáncer es claramente peor. Es importante remarcar que, una vez superado el cáncer, los enfermos deben seguir, más estrictamente incluso, el tratamiento antirretroviral, ya que mantener en buen estado el sistema inmunitario reduce el riesgo de recaída del cáncer.